Un jardín para pintar

La grandiosidad de la Naturaleza siempre ha sido fuente de inspiración artística, pero el pintor francés Claude Monet (1840-1926) se dio cuenta que a él sólo le hacía falta cultivar un florido jardín ¡y así se convirtió en uno de los máximos exponentes del impresionismo!.

 Monet encontró su lugar en el mundo en 1883, a mitad de su carrera artística, cuando las penurias económicas lo llevaron a mudarse con su familia a Giverny, una localidad de apenas 276 habitantes a las afueras de París, donde a mediados de 1860 había logrado exponer con relativo éxito algunas de sus primeras obras.

En Giverny,  en la campiña francesa, el artista alquiló una casa de color rosa con ventanas azules e instaló el taller en un granero de la zona oeste del pueblo. A los 43 años, su jardín y una gran huerta fueron sus lugares favoritos para inspirarse y crear muchas de sus obras más reconocidas.

¡Fue así como un jardín entró en la historia de los grandes maestros de la pintura!

A veces resulta sorprendente cómo los artistas encuentran su fuente de inspiración e incluso influyen en otros campos de la Cultura. El escritor francés Marcel Proust fue uno de los grandes admiradores de Monet y del impresionismo en general.

En Aula365 hay un montón de contenidos de todo tipo sobre la historia de la pintura, grandes artistas y Literatura.

En 1890, gracias a las ventas de sus obras, Monet compró la casa que alquilaba e invirtió mucho dinero en ampliar su propiedad y en el cuidado de su jardín. A esas alturas, el jardín era tanto fuente de inspiración como de conflictos con los vecinos, que temían que las plantas exóticas que plantaba el artista pudieran envenenar al ganado.

La principal sospechosa era la RuelliaTuberosa, una planta de bellas flores color lila oriunda de México y Centroamérica.

 Monet desarrolló el concepto de “serie”, en el que un motivo es pintado con distintos grados de iluminación: así mostró su talento para captar la luz a diferentes horas del día en un punto determinado.

 Ya en 1870 Monet había participado en exposiciones de arte impresionista junto a otros grandes exponentes de esa corriente artística: Pierre-Auguste Renoir y Edgar Degas. Pero el jardín de Giverny fue sin dudas la fuente de inspiración que llevó a Monet a ocupar un lugar entre los grandes maestros de la pintura.

 ¿Qué opinás sobre la pintura? ¿cuál es el pintor que más te gusta?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

El Genio de las formas

¿Qué piensas cuando ves este cuadro? ¿Ya adivinaste de quién es?

El artista del que hablamos hoy En toda su vida llegaría a producir más de 2.000 obras…

“De tal palo tal astilla”. Esto mismo debió pensar José Ruiz Blanco cuando su hijo le dijo que quería ser artista. Ese hijo no es otro que Pablo Ruiz Picasso que decidió seguir el camino de su padre y ganarse la vida con esa profesión.

Aquel pequeño chico nacido en la ciudad de Málaga, España, al tiempo ya se había convertido en un gran artista. Sólo que ni su padre, ni el mundo lo sabía. Pablo Picasso estudió incansablemente los cuerpos humanos, las figuras y luego de muchos estudios de color decidió que pintaría un nuevo estilo: El Cubismo, utilizando como punta de partida para este movimiento, al famoso cuadro Las señoritas de Aviñón”.

El movimiento denominado cubismo se desarrolló entre 1907 y 1914 rompe con la pintura tradicional pasando a dibujar composiciones de la naturaleza formadas por “pequeños cubos” o figuras geométricas. Los tonos que se usan en este tipo de pintura son los grises, verdes y marrones apagados.

En Aula365, hoy recordamos al gran Pablo Picasso. Para aprender más sobre su historia haz clic aquí y si quieres investigar sobre el cubismo puedes ingresar aquí y aprender más sobre su pintura.

“Cuando se es pequeño, la genialidad y la creatividad son fruto de esa inocencia característica de la infancia”. Pablo Picasso

Y a ti. ¿Qué te gustaría pintar?