La Tierra, esa cebolla…

La atmósfera terrestre tiene capas, como la cebolla, y el caso viene a cuento porque a tres de ellas las atravesó como rayo, desde más de 39.000 metros, el paracaidista austríaco Felix Baumgartner para convertirse así en el primer ser humano en romper la barrera del sonido sin ayuda mecánica, aunque protegido por un traje similar al de los astronautas.

Desde un globo elevado con helio, Baumgartner se arrojó desde la estratosfera, una de las cinco capas atmosféricas, situada entre la tropósfera y la mesósfera. Las otras son la termosfera y la exosfera y de allí el espacio infinito. A diferencia de lo que ocurre en sus dos capas vecinas, donde la temperatura disminuye a medida que se asciende, en la estratósfera la mayor altura equivale a más calor. Esto se debe a que allí se encuentra la capa de ozono que retiene y filtra la luz solar.

El 75 por ciento de la mezcla de gases que comúnmente llamamos “aire” se encuentra en los primeros 11 km de altura, desde la superficie del mar. Los principales elementos que la componen son el oxígeno (21%) y el nitrógeno (78%).

La atmósfera también protege a la Tierra de los impactos de los meteoritos, porque los desgasta por fricción hasta reducirlos a tamaños pequeños o destruirlos completamente, salvo que sean muy grandes, como el que cayó en la Prehistoria y provocó la extinción de los dinosaurios y de buena parte de la fauna terrestre.

El paracaidista austríaco debió protegerse tanto de la falta de aire respirable como de la concentración de los rayos ultravioleta y de los brutales cambios de temperaturas que debió afrontar. Su traje también lo protegió de la fuerte aceleración en la que entró al desplomarse a una velocidad de unos 1.300 kilómeros por hora. El deportista austríaco batió además otros dos récords:  el salto con paracaídas desde la mayor altitud y el viaje en globo hasta el punto más alto. Y en mucho menos tiempo que las “Cinco semanas de viaje en globo” de Julio Verne.

A sólo 1.500 metros del suelo,  Baumgartner abrió el paracaídas que le permitió aterrizar sano y salvo pocos minutos después de emprender su “vuelo”. Si hubiera sido un proyectil sin paracaídas, con la fuerza del impacto hubiera perforado varias capas del suelo terrestre. Como un “Viaje al centro de la Tierra”, aunque Verne lo imaginó de otra manera.

En Aula365 hay películas y muchos otros contenidos multimedia sobre lo que sucede en la atmósfera, los daños que le causa la contaminación ambiental, como la lluvia ácida. También sobre Julio Verne y una peli interactiva sobre realismo y ciencia ficción.

Lo dicho: la Tierra es como una cebolla…como todo planeta y como las estrellas, aunque cada uno tiene sus capas en diferente orden, según las variadas características de los astros.

 Consigna: ¿Qué récord te gustaría lograr?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El planeta tierra despide a Neil Alden Armstrong.

“Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad” fueron las palabras de Neil Armstrong desde La Luna el 21 de julio de 1969. Así fue como la tripulación del Apolo 11 pasó a la historia de la humanidad por ser reconocidos como el primer hombre en pisar La Luna. Pero ¿Quién fue el que pisó primero? Esa, es la incógnita que seguirá pendiente de resolver.

El viaje del Apolo XI, que además tripulaban Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins, inspiró además a que todos los 20 de julio se celebre el “Día del Amigo”

Neil Armstrong, comandante de una de las expediciones más importantes y exitosas de todos los tiempos, falleció el sábado 25 de agosto, a los 82 años.

¿Sabías que los tres astronautas son socios honorarios de Independiente, cuyo banderín llevaron en su viaje a la Luna?

Enterado del viaje a la Luna, que la novela de Julio Verne iba a hacerse realidad, el secretario de Cultura y de Relaciones Públicas de Independiente,  Héctor Rodríguez,  propuso e hizo convertir en socios honorarios del club a los tres astronautas. “Si ellos van a ser los héroes más grandes del siglo, tienen que ser socios de Independiente”, dijo.

Aldrin fue el afiliado número 80.399, Armstrong el 80.400 y Collins el 80.401. Los carnets llegaron a destino antes de la partida del Apolo XI, y tenían como fotografías las oficiales, facilitadas por la embajada de Estados Unidos, en la que los tres aparecen con sus respectivas escafandras.

“Algún día, alguien volverá a la Luna y traerá de vuelta a la Tierra la cámara que dejamos abandonada allí. La Luna será la base de los viajes a Marte y otros planetas”, aseguró Armstrong, que años atrás había decidido alejarse de los medios y de la vida pública.

Aula365 y Kids News crearon esta película sobre el espacio que hoy te presentamos para homenajear y recordar lo que sucedió aquel 21 de julio de 1969.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.