Si creemos que podemos ¡podemos ganar!

mf4-apaisada

Todo esfuerzo tiene su recompensa y por eso, anoche, Los Creadores brillaron más que lo habitual. De liderar las mañanas de los findes por Telefe, a ser los ganadores del Martín Fierro como Mejor programa infantil-juvenil del 2015, sólo hizo falta un gran equipo con un objetivo bien claro: #CreerParaCrear.

Un premio que llegó después de dos años de producción, realización, grabación y edición, desde A365 Studios y diferentes equipos que aportaron todo para que Los Creadores sea el increíble producto nacional que es.

Dos temporadas, con 26 capítulos que buscan que los más chicos crean en sí mismos y que se apoyen en la innovación para llevar a cabo sus ideas y proyectos. “Para nosotros es muy importante que la nueva educación, privilegie la creatividad y la creación de los chicos, para eso vinieron Los Creadores al mundo”, dijo Pablo Aristizabal en su discurso de agradecimiento a APTRA y a todos los espectadores.

Ahora el ideal de Los Creadores podrá llegar a muchos chicos más, gracias a la presencia en Netflix que les abre las puertas a todo Latinoamérica en tres idiomas. Nuestro objetivo es apoyar el derecho a la creación de lo más chicos y estamos cada vez más involucrados y nuestra forma de comunicarlo es no sólo por medio de Los Creadores, sino también por Creápolis, Kids News y Aula365. El transmedia educativo de Competir está hecho por un increíble equipo, comprometido con quienes son nuestro futuro: los niños, potenciando la su creatividad y dándoles las herramientas para que confíen en sí mismos, para que CREAN que se puede CREAR.

¡No te pierdas el momento en que nos anunciaron ganadores!

Anuncios

Punto y coma, el que se equivocó ¡se embroma!

Un invento siempre es bienvenido, aunque muchas veces causa complicaciones que hacen necesario otro invento. Uno de estos casos es la palabra escrita, que si se la lee de corrido puede dar lugar a confusiones, ya sean cómicas o fatales. Por eso hicieron falta los signos ortográficos o de puntuación, cuya invención se atribuye al erudito griego Aristófanes de Bizancio (250-180 AC) cuando dirigió a la antigua Biblioteca de Alejandría ¿Qué mejor que un bibliotecario para evitar las confusiones por escrito?.

Imagen

La Biblioteca de Alejandría, en Egipto, reunía los textos griegos más valiosos de la Antigüedad, ya sean de literatura y matemáticas como de astronomía y medicina, entre otras ciencias. Aritófanes se dio cuenta de que los textos estaban escritos de corrido, sin pausas que dieran el mejor sentido y la intención de sus autores, como era el caso de las obras de Homero.

Para ayudar a la mejor comprensión de la Odisea y la Ilíada homéricas, Aristófanes ideó un sistema que se componía de tres tipos de puntuación:

– Los puntos solos para separar versos o indicar el final de una frase.

– Los puntos o pasos cortos para marcar una pausa dentro de una frase, el origen de la coma que usamos hoy.

– Los puntos o pasos largos, equivalentes los dos puntos o al punto y coma que ahora usamos para indicar una pausa más larga entre una parte y otra de un párrafo.

Estos tres simples signos hicieron más fácil la lectura de las obras griegas y hacia el siglo II antes de Cristo pasaron a ser utilizados por los romanos. Con el correr de los tiempos fueron también usados por otros idiomas latinos, como el español, italiano, el francés y el rumano hasta expandirse por casi todas las lenguas más habladas.

El sistema de Aristófanes se fue ampliando con la incorporación de otros signos, como por ejemplo los de interrogación, de exclamación y los paréntesis. La imprenta de tipos móviles, inventada por el orfebre alemán Johannes Gutenberg (1398–1468) hacia 1450, hizo que el uso de los signos ortográficos se multiplicara aún más por todo el mundo.

En “La coma, esa puerta giratoria del pensamiento”, el escritor argentino Julio Cortázar advierte que este signo “puede ser una pausa” en un texto, pero también “hacer desaparecer” el dinero (no es lo mismo 23,40 que 2,34 pesos) o “crear héroes: eso solo, él lo resuelve” que es muy diferente que “eso, solo él lo resuelve”.

Imagen

Y muchas cosas más: cuentan que el rey Carlos V estaba a punto de firmar una sentencia que decía: “Perdón imposible, que cumpla su condena”. Pero, con la pluma en la mano, se quedó un momento pensativo y resolvió cambiar la coma de lugar y firmar la sentencia con un “Perdón, imposible que cumpla su condena” ¡y así se salvó el condenado!

Según la Real Academia Española, los signos de puntuación son: la coma, el punto, el punto y coma, los dos puntos, los puntos suspensivos, los signos de exclamación, los signos de interrogación, los paréntesis, los corchetes, las comillas y la raya. Además están los llamados signos auxiliares, como la llave, la barra, el guion, el asterisco, la diéresis o la tilde.

Consigna:

¿Qué es lo que más te gusta leer?

¡Piedra libre a los microbios!

Al comerciante holandés Anton van Leeuwenhoek  le preocupaba tanto la calidad de las telas que compraba y vendía que inventó un microscopio para revisarlas en detalle, pero  terminó descubriendo a los microorganismos, esos seres que andan por todos lados y son tan tan pequeños que no podemos ver a simple vista. ¡Y fue así que se convirtió en científico!

Imagen
Anton Van Leeuwenhoek

 

Van Leeuwenhoek (1632–1723) fue un pionero en la biología celular y la microbiología:  también descubrió los glóbulos rojos que dan color a la sangre, el ciclo vital de las hormigas, el más mínimo detalle del aguijón de las abejas y del cuerpo de las pulgas, entre otros importantes hallazgos para la ciencia en los siglos XVII y XVIII.

Mientras se dedicaba al comercio de telas, decidió aprender los secretos de la fabricación y pulido del vidrio para crear mejores lupas con las que revisar la calidad de sus productos. Así, inventó un novedoso sistema de pequeñas lentes colocadas una a continuación de la otra y con un visor por el que mirar. ¡Una cadena de pequeñas lupas!

Y a fuerza se agregar cada vez más lupas, van Leeuwenhoek llegó a crear un potente microscopio con el que quedó sorprendido al ver la gran cantidad de seres que se movían dentro de una minúscula gota de agua. ¡El vendedor de telas fue probablemente la primera persona que pudo ver a las bacterias y otros microorganismos! Como no tenía formación científica, nadie hacía demasiado caso a sus descubrimientos.

“Se puede ver cómo el buen Leeuwenhoeck no se cansa de hurgar por todas partes hasta donde su microscopio alcanza, y si buena parte de otros mucho más sabios hubieran dedicado el mismo esfuerzo, el descubrimiento de cosas bellas iría mucho más lejos”, aseguró Constantin Huygens  (1596 –1687), uno de los principales poetas clásicos del Siglo de Oro holandés y padre del físico, astrónomo y matemático Christiaan Huygens (1629-1695).

Imagen

En 1673,  el médico y anatomista holandés Regnier de Graaf (1641-1673)  aceptó presentar los hallazgos de van Leeuwenhoek  a la Real Sociedad de Ciencias de Londres.  En esa presentación ante los mienbros de la prestigiosa sociedad científica británica  se exponía en detalle la estructura del moho que forman minúsculos hongos, así como la forma del aguijón de la abeja.

A partir de ese momento, el vendedor de telas mantuvo una relación de 40 años con la Real Sociedad británica, que lo admitió como miembro en 1680. El vendedor de telas holandés fue además aceptado por la Academia de Ciencias de París en 1699. Todos sus hallazgos, los comunicaba por carta a las sociedades científicas.

A lo largo de su vida, Van Leeuwenhoek construyó más de 350 tipos de microscopios, de los cuales donó 26 a la Real Sociedad. Pero la asociación científica nunca los usó y los instrumentos terminaron perdiéndose. El comerciante holandés no dejó ninguna explicación sobre sus métodos de fabricación de las lentes. Los secretos de los microscopios “sólo los guardo para mí”, decía. Por eso pasaron muchas décadas hasta que otros inventores construyeran microscopios tan buenos o mejores que los suyos.

Consigna:

 ¿Qué te gustaría mirar con un microscopio y por qué?

Leonardo, el del cero

Mucho antes de que Leonardo Da Vinci se ganara un 10 entre los genios de la Humanidad, nació en Pisa otro Leonardo, más conocido como Fibonacci, el matemático que difundió en Europa el sistema de numeración indo-arábigo que usamos hoy y que incluye un dígito de valor nulo, el cero. ¡Fue el principio del fin del uso de los números romanos!

Secuencia Fibonacci
Secuencia Fibonacci

Leonardo de Pisa, Leonardo Pisano o Leonardo Bigollo (c. 1170 – 1250)  es también el autor de la sucesión de Fibonacci,  que tiene múltiples aplicaciones en la ciencia de la computación y que demuestra que los números están ocultos en la naturaleza.

Fibonacci viajó a través de los países del Mediterráneo para estudiar con los matemáticos árabes más destacados de su época. En 1202, cuando tenía 32 años, publicó lo que había aprendido en el Liber Abaci (libro del ábaco o libro de los cálculos), en el que mostró las ventajas de aplicar un sistema en el que los números tienen valor según su posición (notación posicional) con base diez (decimal) y con un dígito nulo, es decir el cero. ¡Es el sistema que se usa actualmente y que los árabes habían copiado de la antigua India!

El Liber Abac describe las características del cero, la notación posicional y los criterios de divisibilidad. El libro fue recibido con entusiasmo por los comerciantes y banqueros, que comprendieron que este sistema era mucho más sencillo que usar los números romanos para las sumas, restas multiplicaciones y divisiones. Comerciantes y banqueros dejaron de usar el ábaco ya que les resultaba más sencillo hacer sus cálculos en hojas de papel.

El libro de Fibonacci causó una revolución en el pensamiento matemático europeo, por más que los gobiernos y muchas universidades se resistieron a aplicar el sistema numérico indo-arábigo y mantuvieron el uso del ábaco hasta el siglo XVII.

La difusión del Liber Abac en Europa “tuvo casi el mismo efecto en la aritmética que el descubrimiento del alfabeto sobre la escritura”, sostuvo el científico e historiador John D. Bernal (1901-1971).

Fibonacci
Leonardo de Pisa

Leonardo de Pisa fue huésped del Emperador Federico II (1194-1250),  que  fue emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y se interesaba en las matemáticas y la ciencia en general.  El matemático era hijo del comerciante Guillermo de Pisa, a quien apodaban Bonacci (bien intencionado), por lo que Leonardo fue llamado Fibonacci, por filius Bonacci, hijo de Bonacci.

En matemáticas, la sucesión de Fibonacci es la siguiente sucesión infinita de números naturales que empieza con 0 y a partir de ahí cada dígito es la suma de los dos anteriores: 0,1,1,2,3,5,8,13….

El Liber Abaci fue la base para la difusión de los números arábigos en Europa, aunque el primer escrito sobre este tema fue la Crónica Albeldense, es un manuscrito anónimo redactado en latín alrededor del año 881. En 1478 apareció el Treviso Arithmetic, un manual para enseñar cálculos aritméticos cuyo autor es tambián anónimo.

Se considera que el matemático y astrónomo indio Brahmagupta (598 – 660) fue quien ideó el concepto del cero debido a que en su obra Brahmasphutasiddhanta, del año 628, aparece por primera vez este dígito de valor nulo.

Consigna:

¿Cuál es tu número preferido y por qué?

Una cuestión de gravedad

Imagen
fuente: todalaverdad.blogcindario.com

En la Navidad de 1642 o poco antes del Día de Reyes de 1643, según el calendario que se mire, nació Isaac Newton, el hombre que definió las leyes que rigen los movimientos de los astros en el Universo, estableció las bases de la mecánica clásica y fijó reglas clave para el desarrollo del cálculo matemático, entre otros aportes que lo convirtieron en uno de los grandes genios de la Ciencia.

Newton, hijo de campesinos ingleses, descubrió además los secretos de la naturaleza de la luz y de la óptica, estudió la velocidad del sonido y la mecánica de los fluídos. La Ciencia sufría un grave problema de estancamiento cuando este físico, filósofo, inventor, alquimista y matemático le iluminó el camino hacia otros grandes descubrimientos para la Humanidad.

Nació en una casa de la localidad de Woolsthorpe (Inglaterra) con un tamaño tan pequeño que nadie pensó que lograría vivir mucho tiempo. ¡Su vida estuvo en riesgo durante una semana! La caída de una manzana sobre su cabeza cuando meditaba debajo de un manzano lo inspiró para deducir la Ley de Gravitación Universal (Philosophiae naturalis principia mathematica),  le contó Newton a su amigo William Stukeley, quien escribió su biografía.

En su infancia, Newton demostró una inteligencia tal que los otros niños lo encontraban demasiado astuto y lo acusaban de aprovecharse de ellos. Era además muy creativo e ingenioso: en base a un molino de viento, diseñó un modelo equipado con una rueda impulsada por un ratón. Newton lo llamaba “ratón molinero“.

Sus estudios primarios fueron muy importantes ya que tuvo que aprender latín para entender libros sobre matemáticas, filosofía y otras obras de ciencia de la época que tanto le interesaban. Fue, entonces, un “ratón de biblioteca” que dedicaba muchas horas a la lectura de textos en latín, el idioma que además le sirvió para intercambiar ideas con otros colegas.

Imagen
Fuente: bibliotecadeinvestigaciones.files.wordpress.com

Newton fue el primero en demostrar que las leyes naturales que gobiernan el movimiento en la Tierra son las mismas que rigen los movimiento de los cuerpos celestes, con lo cual completó los estudios del matemático alemán Johannes Kepler (1571-1630),  quien  a puro cálculo había determinado que los planetas del Sistema Solar tenían órbitas con forma de elipse.

Una de las leyes de Gravitación Universal, también llamadas leyes de Newton, establece que si un objeto atrae a un segundo objeto, este último también atrae al primero con la misma fuerza. Newton afirmó que los planetas “ni se mueven exactamente en elipses, ni giran dos veces según la misma órbita”.

Descubrió además que la luz blanca está compuesta por un espectro de colores que son visibles cuando se la hace pasar por un prisma, entre otras conclusiones de su obra ” Opticks”.  Newton mantuvo ásperas discusiones con otro genio, el alemán Gottfried Leibniz (1646-1716), con quien comparte el mérito del desarrollo del cálculo matemático integral y diferencial.

Newton fue el más grande genio que ha existido y también el más afortunado dado que sólo se puede encontrar una vez un sistema que rija el mundo“, aseguró el físico matemático Joseph Louis Lagrange (1736–1813).

Había nacido el  25 de diciembre de 1642, según el calendario Juliano vigente en Inglaterra y equivalente al 4 de enero de 1643 de acuerdo al calendario Gregoriano que regía en la mayoría de los países europeos desde su implantación en 1582, año en el que desaparecieron once días…¡pero esa es otra historia!.

Consigna:

¿Cuál es la ciencia que más te gusta y por qué?

A medida del hombre

En los tiempos más antiguos, el cuerpo humano fue usado como medida de todas las cosas, pero codos, manos y pies no tenían el mismo tamaño para todo el mundo. Los ciclos del Sol o la Luna eran la medida del tiempo, y cuando era necesario contar capacidades o pesos se usaban recipientes, según el diferente gusto de cada civilización ¡Hubo que esperar miles de años para tener patrones universales de medición para casi todos los países!.

Altura

En 1960 nació el Sistema Internacional de Unidades, que abarca a todos los campos de la ciencia, la técnica, la economía y el comercio. Pero esta convención no ha sido oficialmente reconocida por Estados Unidos, Liberia y Myanmar, que mantienen el llamado sistema anglosajón de unidades surgido en Inglaterra. Este sistema también es seguido en países de influencia anglosajona, aunque de forma no oficial.

En la historia moderna, hubo muchos intentos por acordar unidades universales de medida hasta que quince países ratificaron en 1875 al Sistema Métrico Decinal, el antecesor del Sistema Internacional de Unidades.

Es así que en 1960 nació el sistema universal de unidades básicas el Metro (longitud)Segundo (tiempo)Kilo (peso), Kelvin (temperatura), Amperio (intensidad de la corriente eléctrica), Mol (cantidad de sustancia) y Candela (intensidad luminosa).  Todas ellas guardan proporcionalidad entre sí,  con lo cual se simplificó la estructura de las unidades de medida y sus cálculos, además de evitarse errores en su interpretación. ¡Una gran ventaja!.

En la antigüedad, brazos, manos y pies fueron unidades de medida de longitud. Los mayas usaban la palma de la mano, el largo de un pie o la distancia entre éste y la rodilla, entre otras medidas. El codo fue empleado por otras antiguas culturas y era la distancia entre el codo y el final de la mano abierta (codo real) o con la mano cerrada (codo vulgar). El codo egipcio medía unos 45 cm, mientras que el de Persia era de 50 cm y el árabe de 64 cm.

shutterstock_112519700

La mano fue una unidad de longitud llamada Palmo y era la distancia entre el extremo del dedo pulgar y el extremo del meñique con la mano extendida: en España equivalía a a 20,87 cm, mientras que en el antiguo Reino de Nápoles llegaba a 26,367 cm.

El Pie surgió en Sumeria, tuvo diferentes tamaños según la civilización que lo usó  y actualmente forma parte del Sistema Anglosajón de Unidades, en el que hay diferencias entre el de Estados Unidos y el que aplica Inglaterra ¡Las discrepancias no tienen medida!

Consigna:

¿De cuántos kilómetros fue el viaje más largo que hiciste y cuánto tardaste en hacerlo?

Crónica de un viaje de millones de años

Imagen

Ahora que buscamos la forma de viajar a las estrellas, el periodista Paul Salopek se propone recorrer a pie el camino que emprendió el hombre para poblar el mundo para contar esa aventura: es un recorrido de 35.400 kilómetros… ¡poco, comparado con lo que la Humanidad espera conquistar en el Universo!

“Voy a caminar el camino de la migración humana desde África hasta la Patagonia y esto me llevará aproximadamente unos siete años“, explicó el periodista. Va a recorrer 39 países.

La ruta que seguirá Salopek “Fuera del Edén” (Out of Eden), como él llama a este viaje, empieza en el norte de África pasa por Asia y entra por América desde el norte hasta el extremo sur: es el camino que los antropólogos creen fue el primero emprendido por los humanos cuando salieron de África, hace aproximadamente 1,8 millón de años.

El periodista promete un viaje en el que contará el estado actual de las diferentes culturas surgidas con la migración de los antiguos grupos de cazadores recolectores. Contará sus historias y su conexión con el resto del mundo.

Salopek es dos veces ganador del Premio Pulitzer de periodismo. “Podría volver a trabajar para un periódico como corresponsal en el extranjero. Me encantó hacerlo. Pero ¿por qué no utilizar esas habilidades que desarrollé durante los últimos 15 años en un proyecto propio? Uno que pueda intentar agregar un significado a las noticias internacionales, algo que está faltando, debido a lo fragmentados que se han vuelto” los medios de comunicación.Imagen

En su primera parte, el plan consiste en comenzar el viaje en el Gran Valle del Rift en Etiopía y seguir el cuerno de África hasta llegar a Israel a lo largo de este año.

En el norte de Eitopía  fueron encontrados en 1974 los restos de Lucy, a quien se considera miembro del más antiguo grupo de antepasados del hombre hallado hasta ahora.  Se los llamó  Australopithecus afarensis  y el nombre de Lucy se debe a la canción “Lucy in the sky with diamonds”, de The Beatles, que era escuchada en el momento de su hallazgo. Las excavaciones fueron dirigidas por el paleontólogo estadounidense Donald Johanson. La región del hallazgo es ocupada por la tribu Afar: de ahí que a  la especie de Lucy se la llame Afarensis.

El equipo de Johanson halló luego restos fósiles correspondientes a por lo menos trece antepasados del hombre que poblaron la zona entre 3,5 y 2,8 millones de años atrás y este grupo es conocido como “La primera familia” humana.

Consigna:

 A vos ¿qué aventura histórica te gustaría contar?