Aprender creando

¡Animar a los chicos a ser creativos!

El escritor y periodista español César Calero fundó un espacio para que alumnos de escuelas primarias de Buenos Aires hagan volar su imaginación. El proyecto se llama Gabinete de Historias y es una asociación sin fines de lucro que brinda talleres de escritura creativa.

¿Te gusta escribir historias?
¿Te gusta escribir historias?

 

 

 

 

 

 

 

 

Surgido hace un año y medio, Gabinete de Historias está inspirado en el modelo “826 Valencia”, creado en el 2002 por el escritor Dave Eggers en San Francisco. En esta iniciativa, los talleres se centran en desarrollar la capacidad creativa de los chicos, con la creencia de que si no se fomenta y estimula el talento creativo, éste tiende a desaparecer.

Así, en un ambiente de trabajo lúdico, los niños se divierten aprendiendo: arman sus propias historias y se llevan un libro hecho por ellos a casa. Un equipo de voluntarios, escritores e ilustradores los guían y ayudan, al mismo tiempo que estimulan y mejoran su expresión narrativa. Sus relatos aparecen proyectados en una pantalla y un ilustrador dibuja personajes de las historias que ellos van inventado. De esta forma, el proyecto los motiva a escribir de una manera distinta a la de la escuela.

Desde Aula365 celebramos todas las iniciativas que fomenten la creatividad y el juego como forma de aprendizaje. Por eso es que hemos desarrollado Creápolis, la ciudad de las creaciones, y KidsNews, el periódico de los chicos. En todo este camino, los protagonistas de muchas de las películas educativas de Aula365, como de los cortometrajes 3D educativos, siempre fueron Los Creadores: Naty, Santy, Matías, Luciana, Maiko, Michael y Nacho, acompañados por la abejita Cecé y el profe Ricky Flex. Ellos siempre se especializaron en una asignatura, y pudieron crecer junto a los usuarios de Aula365.

los creadores LOGO

 

Ahora, estamos próximos a lanzar por primera vez en la televisión argentina a Los Creadores, el programa de TV que promueve la creatividad en los niños y el uso a favor del aprendizaje de múltiples plataformas que hoy ellos utilizan.

Es decir, un programa con narrativa transmedia, que combinará el uso de la TV, el dispositivo móvil (teléfono o tableta) y la computadora, y que fomentará el IDO Tainment, o sea, el “hacer” por parte de los niños, la participación activa en el entretenimiento. En cada plataforma, el niño podrá interactuar con aplicaciones y secciones especiales, que potenciarán su creatividad.

Muy pronto, habrá más novedades sobre este gran proyecto :).

Anuncios

Un idioma universal

¡Con Aula365 siempre estamos aprendiendo!

El 15 de diciembre se celebra el Día Internacional del Esperanto, en conmemoración de la fecha del nacimiento de su creador, Lázaro Zamenhof (1859-1917).

Alfabeto

 

 

 

 

 

 

 

 

El esperanto es una lengua creada en 1887, resultado de ¡una década de trabajo! La esperanza de su creador era que se convirtiera internacionalmente en la segunda lengua de comunicación, después del idioma natal. Su idea era que fuera un puente cultural, para vencer las barreras que presenta el uso de distintos lenguajes: ¡al ser universal, todos entenderían el esperanto!

Hoy, son cerca de dos millones de personas las que lo usan como segundo idioma.

¿Qué idiomas te gustaría aprender?
¿Qué idiomas te gustaría aprender?

 

Su alfabeto lo forman 27 letras (¡hay idiomas que tienen solo 12!) y no incluye la q, w, x, y, que sólo aparecen en nombres propios extranjeros.

El vocabulario se extrajo de muchos idiomas, aunque adaptado a reglas propias. La mayoría de sus palabras son derivadas del latín y no tiene verbos irregulares en su gramática, lo que hace que sea más sencillo de aprender.

En el Día del Esperanto, los esperantistas de todo el mundo organizan encuentros para festejar la ocasión y hasta intercambian regalos.

Con la aparición de las nuevas tecnologías, este idioma ha recobrado fuerza. En Internet se pueden encontrar miles de páginas web en esperanto, cursos, foros, videos, blogs, etc.  Aprenderlo es hoy más fácil que nunca: puedes hacerlo online y ponerte en contacto con otros hablantes. Y, de hecho, ya se puede utilizar como idioma predeterminado en sitios como Google, Skype y Facebook.

¡Además, estudiar idiomas ayuda a tu cerebro!

Te invitamos a que conozcas más sobre el esperanto en Aula365.

¡A seguir aprendiendo!

El misterioso pescador de luz

“Cuando te veo me ves, cuando me ves te veo y no te parezco feo” ¿qué es? ¡El espejo!, ese objeto de leyenda y rodeado de misterio que sirvió para develar un misterio: el de la velocidad de la luz. ¡También es una pieza clave de los telescopios con los que descubrimos más misterios del Universo!

En el principio de los tiempos, el espejo pescaba a la luz en el agua de arroyos y lagos, luego el hombre lo llevó al metal bruñido y más tarde al vidrio y el cristal. Nos muestra una imagen, pero de forma tal que lo que está a la derecha se ve a la izquierda ¡qué raro! ¿por qué?: por causa de un fenómeno llamado reflexión que en la Antigüedad hizo que este objeto fuera relacionado con la magia, el misterio.

EspejoCon el espejo giratorio ideado por el científico inglés Charles Wheatstone (1802-1875),  el físico francés León Foucault determinó en 1862 la velocidad de la luz en 298.000 kilómetros por segundo (km/s), una cifra que solamente tiene un 0,6% de diferencia con el valor actualmente aceptado. Foucault usó dos espejos separados 20 metros uno del otro. Un espejo estaba fijo y el otro giraba a 800 vueltas por segundo. Se dirigía un rayo de luz hacia el espejo que giraba y si éste se encontraba en el ángulo adecuado, el rayo se reflejaba en el espejo fijo, rebotaba hacia el otro espejo y después se reflejaba de nuevo en la fuente. En el tiempo que debía transcurrir para que la luz rebotara entre los espejos, el espejo giratorio había descrito un pequeño ángulo, de modo que el rayo que regresaba a la fuente se desviaba ligeramente de su trayectoria original. Con la medida del ángulo en que se había movido el espejo giratorio, el físico francés determinó cuánto tiempo había tardado la luz para hacer su recorrido y con ello calculó su velocidad. ¡Qué ingenioso!, pero hay que aclarar, que fue clave para esto el cálculo matemático y la trigonometría.

En 1887, el estadounidense Albert Abraham Michelson (Premio Nobel de Física, 1907) y su compatriota Edward Morley también usaron espejos para medir la velocidad de la luz y al mismo tiempo demostraron que era equivocada la teoría del éter, esas partículas invisibles que se suponía que era el medio de traslado de los rayos lumínicos. Se creía que el efecto del “viento del éter” sobre las ondas de luz sería como el de la corriente de un río sobre un nadador que se mueve a favor o en contra de ella, por tanto la luz podía tomar diferentes velocidades según la “resistencia” que sufriera por las partículas etéreas.

El experimento de Michelson-Morley, que revolucionó a la Física y dio paso a la Teoría de la Relatividad Especial de Albert Einsten, consistió en construir, en la base de un edificio cercano al nivel del mar, un instrumento con una lente cuya mitad estaba espejada, de modo que dividía la luz en dos rayos procedentes de la misma fuente, pero en direcciones perpendiculares que los hizo recorrer distancias iguales para hacerlos llegar con espejos a un punto común. No hubo diferencias en la velocidad de uno y otro rayo lumínico, con lo cual se demostró la invalidez de la teoría del éter.

shutterstock_103772447Antes de llegar a los laboratorios científicos,  los espejos se usaron como utensilios de tocador por las civilizaciones egipcia, griega, etrusca y romana. Durante la alta Edad Media, apenas se hizo uso de este utensilio hasta que en el siglo XIII se inventó la fabricación de los de vidrio y de cristal de roca, sobre láminas metálicas o con pinturas en base a plomo o estaño (los espejos azogados). Sin embargo, se siguió fabricando espejos de metal hasta el siglo XVIII.

El espejo ha sido también considerado un objeto mágico, capaz de dar información sobre sucesos y cosas distantes en el tiempo o el espacio, como en el cuento de Blancanieves, en el que respondía a la maligna madrastra que preguntaba ¿quién es la mujer más bella del reino? Y en la novela “Harry Potter y la piedra filosofal“, de J. K. Rowling, aparece el espejo de Oesed (deseo leído al revés), que no refleja la imagen de quien lo contempla sino sus deseos más profundos. ¡Qué increíble!

Consigna:

¿Qué le preguntarías a un espejo mágico?

Aprende más sobre como viaja la luz en este especial de reflexión y refracción de la luz:

www.argentina.aula365.com/reflexion-refraccion-luz

¡No me moleste mosquito!

carlos finlayEl médico cubano Carlos Finlay estaba empeñado en combatir la malaria y dice la anécdota que un molesto zumbido le señaló a un mosquito como culpable de transmitir la enfermedad que causaba estragos en países tropicales como el suyo. ¡Pero pasaron 20 años hasta que se le reconociera tan importante descubrimiento!

El nombre de la enfermedad muestra cuán equivocados estaban los científicos: malaria proviene del italiano medievalmala aria(“mal aire”) y también se la llama paludismo, del latín palus (“pantano”), que alude al “mal de los pantanos”. La malaria o paludismo es causada por parásitos de la especie Plasmodiumtransmitidos a las personas por la picadura de la hembra del mosquito Anopheles.

Finlay (1833-1915), a quien apodaban “el maniático de los mosquitos”, llevaba años atendiendo enfermos e investigando en Cuba cuando descubrió la importancia de los vectores o transmisores biológicos de enfermedades y presentó su teoría en la Conferencia Sanitaria Internacional celebrada en Washington en 1881.  Sus colegas la recibieron con frialdad y casi nadie la creyó cierta.

Pero el médico cubano estaba convencido de que tenía razón. De regreso a La Habana hizo experimentos con voluntarios y no solo confirmó su teoría sino que además descubrió que las personas que habían padecido la enfermedad no volvían a contraerla, es decir quedaban  inmunizadas. A fines de 1881, volvió a presentar sus investigaciones ante la Academia de Ciencias Médicas de La Habana. Tampoco se le hizo caso.

Sin embargo,  la Comisión Cubana de la Fiebre Amarilla combatió en 1898 al mosquito y aisló a los enfermos, como aconsejaba Finlay, ¡y en siete meses hizo desaparecer a la malaria de Cuba!  mosquito

Hasta que en 1902, las autoridades cubanas resolvieron probar formalmente la teoría de Finlay así como sus experimentos, con lo cual el médico comenzó a recibir el reconocimiento que se le adeudaba. En 1939, el Congreso Iberoamericano de Medicina declaró a Finlay descubridor del agente trasmisor de la fiebre amarilla y lo mismo hizo el XIV Congreso Internacional de Historia de la Medicina.

Una placa en el Canal de Panamá reconoce la contribución del médico cubano a erradicar la malaria de ese país cuando se llevaban a cabo las obras de esa vía de comunicación entre los océanos Atlántico y Pacífico, inauguradas en agosto de 1914.

El 3 de diciembre, la fecha del nacimiento de Finlay, ha sido instituida como Día del Médico en varios países de América.

Consigna: Y vos ¿Cómo cuidas tu salud?

Conoce más en cómo hacer para tener una vida saludable

 

 

 

El descubridor de planetas

Desde el principio de la historia, muchos sabios se dedicaron a mirar al cielo nocturno para desvelar los secretos del Universo, hasta que  alemán Johannes Kepler, un matemático brillante, de salud frágil y corto de vista, determinó a puro cálculo cómo se mueven los planetas del sistema solar. ¡Revolucionó a la Astronomía  a comienzos del siglo XVII!.

Al dictar las tres leyes astronómicas básicas que llevan su nombre, Kepler (1571-1630) reavivó la llama de la investigación estelar. La Ciencia lo recompensó al  designar con su nombre a una estrella, un cráter de la Luna y a una cordillera del satélite marciano Fobos.

Además, la sonda espacial Kepler  lleva descubiertos más de 2.300 planetas de características similares a la Tierra desde 2009, cuando fue lanzada por la NASA estadounidense (Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio). Se considera que es muy probable que haya vida similar a la terrestre en  un centenar de los planetas descubiertos por la sonda.

 

Kepler, quien a los tres años sobrevivió a una viruela que le dañó la vista, fue un niño brillante que sorprendía con sus cálculos matemáticos a los viajeros que se alojaban en el hostal de su familia.

En 1600, luego de obtener una maestría en la Universidad de Tubinga,  aceptó colaborar con Tycho Brahe (1546-1602), célebre astrónomo a quien sustituyó como matemático de la corte de Rodolfo II (1552-1612), emperador del Sacro Imperio Románico Germánico.

Brahe había montado el mejor centro de observación astronómica de la época y Kepler  aprovechó esos datos para investigar los movimientos planetarios. Estaba convencido de que todos giraban en círculo en torno al Sol, pero  sus cálculos le mostraron que estaba equivocado. Fue entonces que empezó a calcular con óvalos y, al volver a fracasar, terminó por determinar que el giro de los planetas en torno al Sol tenía forma de elipse, hallazgo que publicó en 1609 en su obra Astronomía Nova (Nueva Astronomía), donde escribió las tres leyes que llevan su nombre.

En 1627,  Kepler publicó unas tablas astronómicas (Tabulae Rudolphine) que durante más de un siglo se usaron en todo el mundo para calcular las posiciones de los planetas y las estrellas.

Los descubrimientos iníciales de la sonda Kepler  indican que al menos una tercera parte de las estrellas tienen planetas y el número de planetas en nuestra galaxia debe contarse por miles de millones. “Otras Tierras podrían estar ya en los datos recopilados, esperando a ser analizadas. Los resultados más emocionantes de la misión Kepler están por venir”, asegura  William Borucki, investigador principal en el Centro Ames de la NASA en Estados Unidos.

Consigna: ¿Qué planeta te gustaría explorar?

Siempre hay algo nuevo para descubrir en este Universo, conoce más en:

www.aula365.com/primer-exoplaneta-habitable/

El mentiroso más famoso

Mentirosos hubo, hay y habrá a montones en todo el mundo, aunque solamente uno tuvo una nariz tan larga como la suma de sus falsedades: se llama Pinocho, creación del periodista y escritor italiano Carlo Collodi, quien nunca imaginó que su criatura lo iba a consagrar como uno de los grandes de la literatura infantil.  ¡Mucho menos que el muñeco se convertiría en una estrella de Hollywood!

Pinocho es la marioneta de madera protagonista del libro escrito y publicado por capítulos en un periódico de Italia desde 1881 hasta 1883, con los títulos “Storia di un burattino” (“Historia de un títere”) y “La avventure di Pinocchio” (“Las aventuras de Pinocho'”), ilustradas por Enrico Mazzanti.

Todo el mundo, o casi, sabe que el libro cuenta que el carpintero Geppetto es un humilde hombre que ansiaba tener un hijo hasta que un día se le ocurre tallar una marioneta de madera con la forma de un niño. Antes de estar terminada,  la marioneta cobra vida y se convierte en un niño travieso y desobediente al que  llama Pinocho.

Collodi (1826-1890) ideó esta historia de 36 capítulos para los lectores adultos ¡pero las diabluras de Pinocho cautivaron a los niños!

“Las mentiras, hijo mio, se conocen en seguida, porque las hay de dos clases: las mentiras que tienen las piernas cortas, y las que tienen la nariz larga. Las tuyas, por lo visto, son de las que tienen la nariz larga”, le dice Gepeto al muñeco en el capítulo VII.

La historia de Pinocho mantuvo durante décadas una gran popularidad en Italia, hasta que Walt Disney la rescató y adaptó para la película de dibujos animados  que estrenó en 1940. Esta película es considerada una obra maestra de la animación y la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos la declaró “culturalmente importante” y dispuso que se la incluyera en el registro de las más destacadas del país.

En Aula365 tenemos preparadas películas interactivas y muchos otros contenidos sobre cuentos fantásticos, además de música, literatura, arte y cine.

“Pinocho es uno de los pocos libros en prosa que por las cualidades de su escritura invita a que uno lo retenga en la memoria palabra por palabra, como si fuese un poema en verso…”, opinó Italo Calvino, uno de los escritores italianos más célebres.

Luego del éxito de 1940, las andanzas del muñeco creado por Collodi han sido adaptadas para una veintena de películas, entre ellas  “Pinocho 3000”, estrenada en 2004 y en la que el protagonista no es una marioneta sino un robot.

Y la saga sigue: Benicio del Toro y Tim Burton preparan  sendas películas sobre las andanzas del célebre niño travieso y mentiroso. Del Toro no ha dado pistas de su proyecto, mientras que  la versión de Burton girará en torno a la búsqueda de Gepetto para encontrar a su hijo cuando éste desaparece.

Consigna:

¿Cuál es tu aventura favorita?

Manos a la obra

Ellos lo hicieron y el tiempo lo ocultó. Un Modesto cazador en busca de su presa dio la primera pista, un Marcelino aficionado a la Paleontología investigó y fue su hija María la del gran hallazgo: era arte en las cavernas de Altamira, en España donde aquellos artistas habían puesto manos a la obra hace 35.600 años. La más antigua inspiración del graffiti moderno.
En 1868, nadie le dio importancia a Modesto Cubillas cuando anunció que había hallado la entrada a una cueva entre las grietas de unas rocas. En 1875, a Marcelino Sanz de Sautuola le pareció un sitio interesante para practicar su afición a la Paleontología. En una recorrida por parte de la caverna encontró unos signos abstractos impresos en las paredes cuando lo que buscaba eran huesos o utensillos de los más antiguos pobladores de la zona. Se habrá decepcionado, pero cuatro años después regresó con su hija María Faustina Sanz Rivarola, de 8 años. ¡Mira, papá, bueyes!, exclamó ella al entrar en una galería lateral de la caverna y ver una maravillosa colección de pinturas a la que se llegó a llamar “la Capilla Sixtina del arte rupestre”.
El hallazgo desató polémica: los paleontólogos más prestigiosos de la época aseguraban que se trataba de un fraude.
En 1880, Sautuola había publicado un escrito que daba a conocer las pinturas encontradas e incluía un dibujo del techo de la llamada “Gran Sala de Polícromos” de la caverna de Altamira, en la región española de Cantabria.
¿Quién es Sautuola para afirmar que el arte acompaña a la Humanidad al menos desde el Paleolítico superior”, se preguntaban los científicos. La mayoría opinaba que Sautuola era, cuanto menos, un ingenuo engañado.
“(…) tales pinturas no tienen caracteres del arte de la Edad de Piedra, ni arcaico, ni asirio, ni fenicio, y sólo la expresión que daría un mediano discípulo de la escuela moderna…”, dictaminó el director de la Calcografía Nacional, Eugenio Lemus y Olmo, durante una sesión de la Sociedad Española de Historia Natural del 1 de diciembre de 1886.
¡Pasaron 20 años hasta que la ciencia terminara por admitir que aquél “mero aficionado” tenía razón!
En 1902, el arqueólogo francés Émile Cartailhac, uno de los más acérrimos negadores del hallazgo de Sautuola, escribió un ensayo que tituló “La grotte d’ Altamira: mea culpa d’unsceptique (La gruta de Altamira: mea culpa de un escéptico). Ese artículo supuso el reconocimiento universal del carácter paleolítico de las pinturas de Altamira.
Marcelino Sanz de Sautuola había muerto en 1888, sumido en el descrédito.
Entre fines del siglo XIX hasta la actualidad se ha descubierto que el hombre paleolítico había puesto manos a la obra en muchas cavernas. A su manera, los graffiteros continúan hoy con esa milenaria expresión artística en cuanta pared les parece oportuna.

Consigna: ¿Qué es lo que más te asombra de la Prehistoria?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.