El hombre del millón

Cuando las enormes cantidades de cosas complicaban a los cálculos, el científico francés Nicolás Chuquet puso en orden a las cifras: en 1484 estableció por primera vez el método que nos permite contar por millones, billones, trillones y así sucesivamente hasta llegar hoy al centillón (el 1 seguido de 600 ceros).

Imagen
Del libro “Triparty en la science des nombres” (Tripartición en las ciencias de los números)

 

Chuquet (1450-1500, según se cree a falta de fechas precisas) es considerado el principal matemático francés del siglo XV, un amante de la ciencia que estudió Medicina y ejerció como médico en la ciudad de Lyon. Fue el autor del primer tratado de álgebra escrito en francés y estableció reglas y signos básicos para el cálculo matemático

En 1202, Leonardo de Pisa, más conocido como Fibonacci, había difundido en Europa el sistema de números arábicos que hoy usamos a diario, pero tres siglos después había muchas dificultades en hacer cálculos con muchos ceros. Para los jóvenes resultaba más fácil reconocer al número romano M como mil que escribir 1.000. Y les costaba diferenciar esa cifra de 10.000 o 100.000.

En su libro “Triparty en la science des nombres” (Tripartición en las ciencias de los números), Chuquet resolvió en 1484 este problema al agrupar los ceros de a tres, con un punto que los separa en bloques. Por ese entonces, los idiomas europeos contaban con un nombre para el primer bloque (cientos) y el segundo (miles) y por lo general quien debiera expresar números mayores debía decir “cientos de miles” o “miles de miles”. El matemático francés agregó los nombres de millón, billón, trillón, cuatrillón y así hasta el nonillón (1 seguido de 30 ceros), el número más grande calculado en el siglo XV.

Imagen

Chuquet fijó además por escrito las tablas de multiplicar;  estableció la fórmula de la ecuación de segundo grado e inventó una notación algebraica y reglas para calcular la raíz cuadrada y la cúbica. Su obra se hizo famosa entre los estudiantes franceses debido a la claridad con la que explicaba la notación numérica y también porque incluía ejercicios para comprender las matemáticas en forma más fácil.

A este médico y matemático francés de lo considera como uno de los grandes creadores de juegos y problemas de ingenio, aunque la difusión de su libro no lo hizo millonario.  La “Tripartición de la ciencia de los números” pasaba de mano en mano por los centros de enseñanza superior y las bibliotecas especializadas en Matemáticas en forma de copias manuscritas. La obra de Chuquet fue impresa por primera vez a fines del siglo XIX.

Consigna:

¿Cuántas estrellas te imaginás que hay en el Universo y por qué?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s